[Rabia y Acción] La supuesta libertad de lxs presxs como trampa del sistema


Libertad a lxs presxs, es aquella consigna que se ha podido oír, leer y ver en diferentes sitios, pero
lo que no se ha hecho es escucharla, analizarla y vislumbrarla.
Desde hace ya desmesurado tiempo, esta consigna ha sido bandera de todxs aquellxs que
han perdido a un ser querido, a un afín o a un desconocido (para lxs que llevan a la practica la
solidaridad indiscriminada) y digo perdido, porque físicamente ya no esta con nosotrxs, pues se
encuentra dentro de una celda.
Lo que es cierto es que duele tener a nuestrxs compañerxs secuentradxs, a muchxs les causa
indignación y odio el despreciable y putrefacto sistema carcelario y es por eso que gritan a los
cuatro vientos la libertad de lxs presxs, pero sin darse cuenta que estas palabras solo son un
engaño mas del sistema.

El sistema de dominación ha sido astuto, muchas veces nos ha hecho creer que hemos tomado
una postura verdaderamente radical ante los problemas que éste nos marca en lo cotidiano, pero
que sin duda solo le hemos dado propuestas para que ser más “humano”, más “justo” e incluso
más fuerte.
Uno de estos tantos engaños ha sido la demanda por la liberación de lxs presxs, porque pensemos
por unos momentos: ¿Queremos libertad para lxs presxs? Y si la queremos ¿De qué libertad
estamos hablando? ¿La falsa libertad dentro de las ciudades, dentro de la moral estatal, dentro de
la paz social?

Para poder entender más lo que trato de dar a entender, deberíamos de poner en la mesa las
dos tipos de significados de libertad que existen para desvenar las diferenciaciones que hay
entre una y otra, una es la Libertad real, la que esta alejada de la civilización, pues considero que
mientras sigamos viviendo dentro de esta cárcel de acero y concreto no seremos libres (1), todxs
aquellxs que digna que pueden ser (o que inclusive dicen que son) “totalmente” libres es que
no han volado tan lejos para chocar con los barrotes de esta gran jaula. Regresar a un hábitat
natural, regresar a lo salvaje (lo mas que se pueda) y abandonar la comodidad, los lujos, el reloj, la
cotidianeidad, la escuela, el trabajo y en largo etcétera, es la Libertad real.

Pero mientras la Libertad real esté en muy pocas mentes de aquellxs que se cuestionan y atacan
a lo establecido, existe otra muy distinta, la libertad que va de la mano del sistema, ésta es la
libertad reduccionista, la que te dice que despojándote de las tradicionales ideas que nos marcan
desde pequeñxs seremos libres (2), la que no permite el cuestionamiento radical y crea el delirio

mental de la libertad dentro o inclusive al lado del sistema de dominación.
Así que cuando decimos que queremos la libertad de lxs presxs, estamos cayendo en la trampa de
la libertad reduccionista, gimiendo por la supuesta libertad para aquellxs que están dentro de una
celda para ser metidxs a otra (3). Demandando la supuesta libertad incondicional para lxs presxs
también se esta cayendo en el mero aspecto jurídico-legal, o sea, un aspecto dentro del circo
gubernamental del cual nosotrxs siempre nos hemos alejado y que sin duda esta dentro de los
valores del sistema (4).

Contare una anécdota con respecto a esto: Algún día unx compa fue a visitar a un familiar suyo
que estaba dentro de un penal, era la primera vez que lo hacia, cuando salió de la visita me
contaba que no encontraba diferencia entre el mundo allí adentro y el mundo de afuera, lxs presxs
llevan una rutina diaria como afuera la mayoría de la gente, esa rutina es tortuosa, es repetitiva
y agobiante, como afuera. Adentro te vigilan las cámaras de seguridad, te tienen en constante
chequeo, igual que afuera. Adentro te “talonean” y si no estas alerta te asaltan, como afuera en
los barrios y hasta como en las zonas mas acomodadas. Adentro hay un constante movimiento de
drogas igual que afuera. Adentro la policía es mierda, igual que afuera.
Estés dentro o estés acá afuera no eres libre, es por eso que esa vieja consigna debe ser vista
como una trampa más del sistema y dejarla de utilizar pues no tiene trascendencia en la
cambiante realidad.

¿Pero es acaso la lucha anticarcelería un fin? Muchxs lo han visto así, desde los movimientos
estudiantiles de los años 60´s y 70´s, hasta ahora con infinidad de organizaciones sociales no
solo en México sino en toda América Latina. Las diferentes luchas (históricamente hablando) se
han tornado a caminos diferentes centrándose en sus presxs, lo cual ha hecho que sus miradas
se enfoquen en lxs que tienen en las cárceles, así paso con lxs de Atenco, su lucha dejo de tener
fuerza cuando se centraron en sacar a sus presxs. Lo cual no hay ocurrido con las células de
sabotaje de México, hasta parece que les han dado otro “pretexto” (como dirían las autoridades)
para continuar atentado contra la paz social. Mantener los ojos puestos totalmente en el apoyo
a lxs presxs es lo que quiere el sistema, pero si hacemos de ésta parte de nuestra lucha en lo
cotidiano estaremos rompiendo son ese circulo vicioso.
La lucha para solidarizar con lxs presxs no es un fin, es solo un medio. Nosotrxs preferimos
manifestar la solidaridad directa con nuestro Apoyo Total que gritar junto con el rebaño
reduccionista la supuesta libertad incondicional.

(1) Pienso que, en un sentido más profundo, decir que algún día seremos completamente libres,
es caer en la no realidad que nos impone el sistema. Podemos comparar esto con el ejemplo de la
salud, pues mientras sigamos viviendo en un mundo enfermos, mientras el entorno sea enfermizo
no podemos llegar a alcanzar la salud. Es lo mismo con la libertad, no podemos se completamente
libres pues el entorno en el que nos desarrollamos no es, ni aun estando en el bosque o en
un hábitat salvaje, la libertad y la autonomía nunca se alcanzan al cien y de eso hay que estar
consientes.

(2) Despojarse de esas ideas no el fin en si, sino una pequeña parte del arduo camino que se tiene
que recorrer para atacar el problema de raíz. Muchxs solo ven que la problemática se centra en
el estado-capital, pero esa también es una pequeña parte del rompecabezas que compone una
complejidad mayor. Y la complejidad mayor se llama sistema tecnoindustrial de la cual depende
por completo del tan mencionado sistema de dominación.

(3) Desde aquí no estoy desestimando la lucha de aquellxs que apoyan a lxs presxs, que quede
claro, solo estoy criticando en un sentido amplio esta mañosa consigna que nos ha acompañado a
todxs aquellxs que tenemos a algúnx compañerx en una prisión, para que se trascienda y se le de
un sentido mas concreto y objetivo.

(4) Con esto no digo que no hay que apoyar a nuestrxs compas presxs, el apoyo debe de ser total,
tanto emocional como económico, solidarizarnos en lo mas que se pueda para que así su instancia
dentro de la cárcel, aisladx o en población no se haga tan torturante de lo que ya es.

Por: Publicación Rabia y Acción

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: