[Xabier García] La otra responsabilidad de las Asambleas Populares: Formar al ciudadano

Seré sincero, solo soy otro contagiado más por el esperanzador movimiento 15M del que tanto se habla. El movimiento que está arrancando al ciudadano de la suave y adictiva piel del sofá futbolero (u otros analgésicos), llevándolo a la calle no con un ERE bajo el brazo a mendigar un malpagada puesto de trabajo sino a reclamar lo que el poder económico y político, esos poderes que falsamente se intenta dar la impresión de que están separados, le han denegado; poder para decidir acorde a sus intereses. Este ciudadano, tras larguísimos años de letargo, se reúne con sus iguales, las víctimas del robo perpetrado por la Banca y la Patronal, con el objetivo de finalizar la negra situación que vive y si sigue todo igual, seguirá viviendo. Construir, que no reconstruir, un nuevo sistema que acabe con los abusos y hasta cambie las bases de la sociedad, eso es.

Pero,    ¿Será el ciudadano del que hablo, tras el largo tiempo de bloqueo de su conciencia y de la información que los concienciados transmitían, capaz de construir un sistema que sustituya al ya de por sí decadente que tenemos? Las Asambleas tienen la respuesta.

El ciudadano se haya sin conocimientos de economía y política, con los clichés y prejucios que los mass media le han grabado a fuego en su mente, con una actitud desesperada y/o escéptica ante todo movimiento que busque una salida. Solo son falsos Mesías. No cree en partidos políticos porque votar a otro que no sea PP o PSOE es una pérdida de tiempo, nunca conseguirá la suficiente fuerza para llevar a cabo sus propuestas, propuestas que el ciudadano ha oído vagamente y no las entiende porque no se para a pensar en ellas, sería otra pérdida de tiempo. Tampoco este ciudadano sabe la existencia de una Ley Electoral poco o nada democrática, conocida como Sistema D’Hont. Piensa que la Banca es una institución indispensable para la economía y no se puede tocar a la vez que desconoce el paradero del dinero que tan seguro guarda en ella. Para él, la vivienda está cara y punto. Si alguien quiere una debe estar dispuesto a hipotecarse hasta la vejez. No busca la procedencia de la fortuna de “su jefe” (o exjefe) ni se cuestiona la duración de la jornada laboral. Hasta no le es conocido el nombre del sistema en el que vive. Todo es natural para él, ha surgido de la actividad del ser humano y eso le vale. Por ello, las propuestas más “radicales” le abruman, chocan con sus clichés y prejuicios y pronto se desligará del movimiento.

Esa es la razón por la que el movimiento 15M anda con pies de plomo en todos estos aspectos. Sus propuestas solo tocan superficialmente problemas como el de la Banca o el asunto de la democracia. No inciden mucho en lo que podría llamarse “el origen del mal”.

La solución a todo esto pasa por las Asambleas; las Asambleas deben ser un punto de encuentro entre concienciados y la masa no concienciada donde estos últimos eliminen prejuicios y consigan formarse en economía (muchos desconocen la palabra “inflación” o “crecimiento”), en política (no comprenden el Gran Teatro Nacional en el que vivimos) u otros ámbitos.

Es tarea de los concienciados participar activamente en las Asambleas, formar al ciudadano en todos los ámbitos puesto que esa es la forma de tener un apoyo auténtico y fuerte de la ciudadanía. Porque sin la ciudadanía, esto se vendrá abajo.

Todos los partidos que de verdad busquen el ansiado cambio, colaborarán en ellas a nivel de militantes, ofreciendo sus análisis (muchos de ellos, subestimados), educando de verdad al ciudadano recién despertado. Por supuesto, será necesario abandonar todo interés partidista que pueda tener y revisar sus propios análisis con el fin de descubrir si están basados en ideas argumentadas y sólidas, realizando debates dialécticos si fuera necesario con otros miembros de la Asamblea.

Mi consejo  a todos los concienciados, finalizando estas líneas que os he ofecido, es: Exponed la situación al ciudadano, presentadle análisis que vayan picando desde la base el muro que el sistema ha construido en su cerebro, acabando con sus prejuicios. No os lancéis a presentarle propuestas que, dicho de manera simple, le abrumarán si aún tiene ese muro del que hablaba. Sí, hay que hablar de República, de nacionalizar la banca y la creación de una Banca Pública , de la independencia energética basada en el uso de energías renovables y limpias puesto que son soluciones que pueden eliminar los problemas desde su origen… pero siempre y cuando el ciudadano sea capaz de interpretarlas tras liberarse de su prisión ideológica. De no ser así, perderemos apoyos con las nefastas consecuencias que acarrearía.

Ego dixi. 

http://www.kaosenlared.net/noticia/otra-responsabilidad-asambleas-populares-formar-ciudadano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: