[Paul Shapiro y Kevin Jonas] Mass media: ¿amarles o ignorarles?

-EL DEBATE-
Mass media: ¿amarles o ignorarles?

Todos somos conscientes del poder que los media tienen sobre la opinión de la gente. Dentro de los activistas los hay que afirman que es fundamental lograr la simpatía de los mass-media y usarlos para difundir el mensaje y, por otro lado, están los que dicen que esto es imposible y que las grandes corporaciones siempre estarán del lado de aquéllos que explotan los animales; al fin y al cabo, ellos mantienen el funcionamiento de los media al contratarlos con fines publicitarios. Hemos decidido traducir el debate que dos conocidos activistas yanquis -Paul Shapiro y Kevin Jonas- mantuvieron a este respecto en una publicación americana.

Amarles: los animales necesitan el apoyo de los mass-media.
Por Paul Shapiro. (es el director de Compasion Over Killing, y puedes contactar con él en pshapiro@cok.net)

El debate

A veces los participantes del movimiento animalista hablan sobre lo corruptos que están las grandes compañías de prensa –lo ligadas que están con las corporaciones que les contratan para anunciarse y sobre cómo defienden continuamente a aquellas poderosas industrias que participan en la explotación animal-.
Aquellos que dicen esto generalmente lo usan como una justificación para no tratar de llamar la atención de los mass-media en asuntos relacionados con los animales o, incluso, para ignorar lo que los mass-media dicen sobre el Movimiento.

La importancia de los media

Nos guste o no, cientos de millones de americanos que comen carne contactan con la prensa a diario. Con el fin de provocar una reducción drástica en el nivel de sufrimiento animal, necesitamos que a todos les llegue el mensaje de compasión y misericordia. Esta es la gente que debe cambiar sus hábitos alimenticios para lograr la liberación de los animales.
A pesar de que sería genial esperar que el público empezase a adquirir medios de información alternativa, el forzar a los animales a que esperen que se produzca tal cambio social es injusto y poco ético.

Eficiencia

Comparado con los enormes presupuestos con que cuentan las industrias que explotan a los animales, el Movimiento por la liberación animal es muy pobre. Ya que no podemos competir con ellos comprando espacios en los que promovamos una forma de vida libre de crueldad, si queremos alcanzar a la enorme masa de gente –la cual causa la gran mayoría de explotación animal por medio de la dieta que siguen- necesitamos a los mass-media.

La liberación animal no puede ser lograda sin cambiar las actitudes y conductas que diariamente los americanos tienen con los animales. Esta es la gente a la que necesitamos influir, y el usar las grandes corporaciones mediáticas es el modo más eficiente de hacerlo.

¿Quiénes forman los media?

Es importante que recordemos que los media están formados por seres humanos, individuos independientes con opiniones distintas. Algunos periodistas simpatizan con los animales, mientras que otros no. También los hay que no apoyan a los animales, pero que de todos modos sacan a la luz, y objetivamente, las noticias relacionadas con ellos.
El éxito relativo de las investigaciones que en América se han realizado en las granjas de factoría demuestra que usar los mass media para defender a los animales es posible. En los dos últimos años, periódicos como el New ¨York Times,” el “Washington Post”, “San Francisco Chronicle”, la “CNN”, la “Associated Press”, y el “USA Today” han publicado información objetiva sobre las granjas de factoría, informando a millones de personas sobre el sufrimiento que los animales padecen en esos lugares.
Además, como quedó patente al ver la forma en la que fueron cubiertas las noticias sobre rescates “a cara descubierta” de animales y las investigaciones realizadas por activistas, es posible que los mass-media estén del lado de los animales. Títulos de artículos como “La granja de huevos Md acusada de crueldad”, “Grupos afirman que las granjas de huevos son crueles”, y “Defensores de los animales centran su atención en las gallinas” no son excepcionales; están muy generalizados y demuestran la gran objetividad con la que los mass-media tratan las investigaciones relacionadas con las granjas de factoría.

¿Todas las noticias son positivas? preguntádselo a Trent Lott, Emron, o Gary Condit.

Algunos defensores de los animales afirman que:

a) no nos deberíamos preocupar sobre cómo los mass-media hablen del movimiento;
b) cualquier artículo sobre el movimiento que aparezca en los media es mejor que ninguno. De todos modos, el sentido común indica que ninguna de las dos afirmaciones es cierta.

Fijaros en Cary Condit, un político al que se le acusó de mantener relaciones con una presa que más tarde apareció asesinada; en Enron, que fue acusado de apropiación indebida, o en el senador Trent Lotts. La reputación de todos ellos se vio influida, y su carrera política gravemente afectada. ¿Creéis que Condit, Enron o Lott estarían de acuerdo con eso de que cualquier publicidad es propaganda positiva?

Llegar hasta el fondo

Nuestra audiencia debe ser la gran mayoría de las personas: aquéllos que consumen carne, leche o huevos. Ellos están en continuo contacto con los mass media, y es nuestro deber el aprovechar la oportunidad que nos brindan para extender el mensaje de la compasión. Si somos atacados por la prensa, significará que la gente se pondrá en contra de los animales, haciendo que las esperanzas de los animales se desvanezcan.

La Respuesta de Kevin:

El influenciar a las masas es fundamental, y los mass-media son el mejor modo de mostrar nuestra causa. Es normal que deseemos una historia más bonita, pero preparémonos para la peor, y consideremos una victoria cada vez que la prensa trate el tema de los derechos de los animales.

Ojos que no ven corazón que no siente

Hay algo peor que la prensa que ataca al movimiento: el ser ignorados. Los artículos positivos son una excepción y los animales no pueden permitirse el lujo de esperar a que aparezca uno cada 4 ó 6 meses. Debemos aparecer constantemente en la prensa, y los media siempre están interesados en noticias impactantes. Las organizaciones que se centran en los artículos positivos son ignoradas por el público durante el 90 % del año y NUNCA provocan un debate social.

Un arsenal limitado

Cuando limitamos nuestro comportamiento en función del miedo a la mala prensa, negamos a los animales un amplio abanico de tácticas. El ALF no puede dejar de rescatar animales y realizar sabotajes porque la prensa diga “no”. A lo largo de la historia los distintos Movimientos han hecho uso de tácticas controvertidas y han sobrevivido al ataque de los media. Si ellos han podido, también nosotros.

¿Trent Lott?, ¿Gary Condit?, ¿Emron?

¡Dame un respiro! Esta comparación es tan absurda y fuera de contexto que, para refutar esto, no gastaré una sola de las 250 palabras de las que dispongo.

¡Despierta!

Es absurdo pensar que podemos lograr la liberación de los animales sólo con mostrar las duras condiciones en las que viven. ¡Estamos hablando del prejuicio más engranado en las mentes de la sociedad! El atacar esto pondrá a muchísima gente en nuestra contra. Debemos ser conscientes de que es inevitable que haya prensa en nuestra contra. La polémica ayudará a que el mensaje avance.

IGNOREMOSLES: LA PRENSA EN NUESTRA CONTRA ES INEVITABLE
Por Kevin Jonas (portavoz de SHAC USA)

Los mass-media carecen de integridad

Estos días, los mass-media no se ocupan de otra cosa más que de la publicación de noticias. Por el contrario, nosotros queremos difundir un mensaje que afecta a la economía, a los productos y a la guerra. ¿Realmente esperamos objetividad por parte de compañías de prensa esponsorizadas por las mismas industrias que pretendemos que desaparezcan? No podemos permitir que nuestras tácticas y éxitos sean influidos por lo que opinen la gente de la Fox o periodistas como John Stossell.
Aunque sería genial que el tema fuese tratado objetivamente y con la amplitud que merece, no es así, y nunca lo será. A no ser que corramos desnudos/as por las calles manifestándonos contra los abrigos de pieles, nos coloquemos frente a la casa de un vivisector y chillemos a través de un cuerno o hagamos cualquier otra cosa ridícula y controvertida, la prensa considerará que no hay noticia que destacar. Es una desgracia, pero es así. A no ser que pasemos nosotros a ser la noticia, los animales seguirán siendo ignorados.

Nunca ha habido ningún otro campo de la justicia social más olvidado, marginado o controvertido que el de los derechos de los animales. Con nuestro mensaje estamos atacando el corazón del status quo, estamos desafiando lo que otros comen, lo que visten, sus medios de entretenimiento, y sus medicinas. Si realmente queremos que nuestros mensajes causen un impacto sobre las compañías y la gente, debemos esperar, y aceptar que en muchos casos seremos tratados con, como mínimo, intentos de ridiculizarnos y, más frecuentemente, ataques abiertos.

Esto sucederá, independientemente de que nuestras tácticas sean repartir folletos o rescatar animales. La prensa siempre dará una visión negativa. La causa por la liberación de los animales tan sólo es un Movimiento que acaba de nacer, y debemos ser conscientes de que, conforme vaya creciendo y rete los valores y normas sociales, será duramente atacado.

La opinión pública no controla la política

¡Las 500 Compañías más ricas sí que la controlan! Las mismas Compañías que queremos cambiar o que desaparezcan son las que deciden todo lo que van a hacer los políticos, y, o son propietarias de las grandes corporaciones de prensa o, al menos, las financian. Todos sus deseos destructivos son una orden para el gobierno americano.
Así que, mientras se pueda sacar un solo dólar de la explotación animal, nada importará si hay mucha o poca gente que apoye los derechos de los animales. La guerra de Irak es un ejemplo perfecto de esto. Las protestas contra esta guerra superaron cualquier otra forma de protesta masiva internacional, y las Naciones Unidas hicieron la vista gorda. A pesar de esto, Bush y su “coalición de la muerte” dijeron que no les importaba la opinión de esos “grupos focalizados”. En su lugar siguieron una política según los intereses de las corporaciones Haliburton y Lockheed Martin. ¿Se comentó en la prensa en algún momento estos hechos? No. La función de la prensa es la de proteger los intereses económicos, y por esta razón el Movimiento por los derechos de los animales debe ser reacio a permitir que la prensa influya o intimide a sus activistas.

Los ataques de la prensa pueden tener efectos positivos

El que hoy en día haya tantos activistas por los derechos de los animales se debe al hecho de que, durante años, PETA ha ido superando un duro ataque tras otro. Su filosofía de que las personas en general necesitan que se les presente un tema siete veces para que le dediquen un instante de su pensamiento ha hecho que creasen una noticia tras otra relacionada con los derechos de los animales. Es necesario que se exponga de forma continuada el tema de los derechos de los animales, continuamente, siempre que tengamos la más mínima oportunidad.
Una vez cada mucho tiempo es posible lograr que se publique un artículo positivo sobre los propios animales. Pero el esperar durante meses a que aparezcan esas historias, que son escasas y que jamás dejan claro nuestro mensaje de la liberación animal, es simplista e irresponsable.
Una vez que nos demos cuenta de la verdadera posición de la prensa, el Movimiento podrá comenzar a emplear los artículos que escriben en nuestra contra en su favor. La campaña de SHAC ha llevado a la práctica esto de tal manera que, el “ladrido de la prensa” es mucho más fiero que el “mordisco de los activistas”. A las grandes compañías farmacéuticas de todo el mundo, cuando oyen hablar de Huntingdon o de SHAC, les vienen a la cabeza imágenes de activistas chillando. El vuelco al corazón que les da se debe a las actividades que llevan a cabo los activistas “grasroots” (N de T: aquellos que se organizan de forma alternativa a las grandes asociaciones). La prensa ataca en sus artículos a estos activistas exagerando su fiereza, y esto tiene como consecuencia que las compañías estén aterrorizadas con la idea de que sus secretos salgan a la luz, o que empiece una dura campaña contra ellos si no dejan Huntingdon.

Los ataques de la prensa van a acompañar a cualquier tipo de lucha por la justicia social. Debemos asumirlo y convivir con esta idea, y, siempre que sea posible, usarla en nuestro favor. El activismo por los derechos de los animales trata de hundir la barca de los valores establecidos y crear olas de cambio. Todos nos mojaremos. Siempre que sea posible debemos usar a los mass-media para abrir los ojos a cuanta gente sea posible, pero esperar a que ellos mismos decidan divulgar nuestra causa es un error muy grave.

La Respuesta de Paul:

Los artículos positivos son posibles

La afirmación de que debemos recurrir a actividades “ridículas y polémicas o la prensa considerará que no hay noticia que publicar” ha demostrado ser falsa una vez tras otra en los múltiples reportajes positivos que han tratado lo que realmente ocurre en las granjas de factoría, por poner un ejemplo entre los muchos que hay. Es más, el creer que “a no ser que nosotros mismos seamos la noticia, los animales serán ignorados” también ha resultado ser falso.
Los reportajes sobre los activistas de los animales no tienen por qué ser siempre negativos. Frecuentemente se puede mostrar a la gente la verdadera personalidad de los activistas; gente normal y corriente cuyos sentimientos de compasión les han motivado a actuar. Pero, no es verdad que solo podamos conseguir artículos sobre los activistas en lugar de sobre la crueldad animal.

La opinión pública

A pesar de que aquí estamos más de acuerdo que en desacuerdo, el punto en el que creo que Kevin y yo menos coincidimos es en el que afirma que la opinión pública no es crucial. Es cierto que la mala prensa puede asustar a unos cuantos de nuestros oponentes. De todos modos, el actuar como si los ataques de la prensa sólo afectasen de ese modo –y no al resto del Movimiento en general- ignora el hecho de que la mayoría de los americanos no hacen las mismas distinciones que hacemos los que estamos en el Movimiento.
A pesar de que nos veamos muy diferentes entre nosotros/as, la mayoría de los americanos no distinguen entre SHAC, COK, PETA, HSUS o incluso el ALF. Para ellos se trata del “Movimiento por los animales”. Cuando escuchan algo negativo sobre cualquiera de sus partes se lo achacan al Movimiento en general. Esto no sería un problema tan grande si los animales no dependiesen tanto de las actitudes del público con respecto a su liberación.
La única manera en la que podemos reducir el sufrimiento de los animales es reduciendo el número de animales que la gente se come. Incluso si lográsemos que la vivisección en EE.UU. desapareciese, tan sólo habríamos logrado disminuir una mínima parte de los animales explotados en el país. Debido a que prácticamente todo el mundo come animales, debemos influir sobre todo el mundo.

Cuando la prensa publique un artículo negativo sobre el Movimiento por los animales, la gente será más reacia a plantearse hacer algo que beneficie a los animales, y más aún a cambiar su dieta. Sería genial que la gente distinguiese el mensaje de la persona que se lo hace llegar, pero debemos jugar las cartas como nos han tocado.

No pretendo decir que podamos controlar lo que la prensa diga de nosotros. Frecuentemente, da igual qué hagamos o digamos; los media nos atacan y ridiculizan Pero, eso no justifica que intencionadamente fomentemos esos artículos negativos o que digamos que los artículos positivos están fuera de nuestro alcance.

Finalmente, quiero agradecer a esta publicación y a Kevin esta oportunidad de discutir la estrategia del Movimiento.

Ojalá hubiésemos tenido más espacio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: