[John Curtin] Más que palabras


Más que palabras Por John Curtin
Extraído de la revista Sombras y Cizallas nº 9

Este veterano del ALF comparte con nosotros su visión de la liberación animal. John entró en la cárcel a principios de los 80 por intentar desenterrar a un famoso cazador perteneciente a la corona real inglesa con el fin de crear polémica entorno a la caza. Mientras esperaba el juicio participó en un asalto en masa a los laboratorios Wickham. A principios de los 90 cumplió condena por participar en la destrucción de la casa del cazador que asesinó a su amigo Mike Hill y por una liberación de beagles en un criadero para la vivisección. Sobra decir que para John, la liberación animal no es sólo una idea filosófica, es una realidad que llega cada vez que alguien libera a un animal.

¿Crees que realmente es posible la liberación animal? ¿O acaso eres una de esas personas compasivas, con el corazón hecho polvo por las barbaridades y el abuso a escala industrial, la increíble crueldad, y la falta de sensibilidad del mundo moderno para el cual la liberación animal es un sueño utópico, aunque roto y aparentemente imposible? Pues bien, este artículo está escrito pensando en aquellos que suspendieron en el último momento. Incluso yo a veces fallo, por eso escribo esto, para que con un poco de suerte sea una forma de terapia para mi último sueño. Después de todo, si no lo intentas, ¿cómo vas a encontrarlo? .

Para los que han contestado “SÍ” a la primera mitad de las preguntas, espero que encontréis en este artículo una inspiración y que, además, lo que quiera que estés haciendo siga siendo tan positivo que te mantenga con ganas de hacerlo, porque está funcionando. Mantén la vista en el objetivo y sigue haciendo lo que quiera que estés haciendo para mantener tus esperanzas, tu energía y tus sueños vivos. Si crees que algo es verdad, entonces se hará de verdad por sus consecuencias.

Vamos al meollo de la cuestión. Para cualquier persona que tenga una pizca de compasión es muy difícil no quedarse destrozado al darse cuenta de los niveles de sufrimiento que nos rodean. Sí, el número de vegetarianos está aumentado, pero también está aumentando el número de animales asesinados. Aumenta la preocupación por los problemas de los animales, pero también lo hace el abuso en todo el mundo. Podría seguir mencionando lo positivo contra lo negativo en lo que se refiere al movimiento en general, pero de cualquier modo tenemos que ser conscientes de que billones de animales están sufriendo. Lo que quiero destacar en este artículo es que en lo que a liberación se refiere sólo hay un número que importe, y ese es el número uno, el individuo, que lo resume muy bien el dicho de que un millón de muertos es una estadística pero uno es una tragedia. Este artículo es una glorificación y una celebración de la acción de aquel que en algún lugar y en este momento está liberando a un animal del sufrimiento -“¡¡¡YAHOOOOO!!!”-. Este es el verdadero sentido de la Liberación Animal, y la Liberación Animal se consigue cada vez que se libera a un animal del sufrimiento.

Aguanta la respiración si todavía te resistes al tema de este artículo. ¿Sí, pero cuál es el objetivo de salvar a un animal si resultase mucho más táctico…. lo que sea? Sea cual sea la táctica que te haya venido a la cabeza -ya sea educar al público, sabotear el abuso animal dañando la propiedad, hacer una campaña legal para proteger a los animales-, calla por un momento y sigue leyendo.

No estoy discutiendo aquí que una táctica sea más efectiva que otra cuando en lo que se refiere a “un enfoque general”. Lo que estoy diciendo es que a un animal como individuo que está sufriendo lo que realmente le importa es la liberación -aquí y ahora-. Esto es más que suficiente, ¿no? Si fueras una gallina ponedora en una jaula de poco te servirían las manifestaciones, el daño a la propiedad del abusador, las promesas de una futura legislación para prohibir esas prácticas, etc. No estoy hablando de parte de todas las gallinas de granjas de batería, estoy hablando sobre una de ellas. Y lo mejor que podrías hacer por esa gallina sería sacarla de su sangrienta jaula. Podemos pasar a otro asunto, bien. Pero muchas de nuestras acciones en el movimiento de liberación animal no son sólo para conseguir objetivos a corto plazo, también se hacen con la intención de ayudar a todos los animales, incluidos aquellos que están todavía por nacer en algún sistema de abuso. ¡Aha! Ahora nos acercamos al quid de la cuestión, porque quiero transmitíos lo apasionado que me hace sentir una persona que decide rescatar a un animal, lo que además puede tener unas fantásticas y tremendas repercusiones para todos los demás animales.

Y confío en ellos porque si echamos un vistazo a la historia de nuestro movimiento vemos el papel crucial que han tenido las liberaciones de animales, o incluso la liberación de un solo animal. La imagen de una figura encapuchada sujetando un beagle, un cerdo, una rata, una gallina -un superviviente del holocausto animal- es icónica. Nunca fue creado por los medios o por los asesores públicos de imagen para nosotros, es nuestra imagen que hemos creado para nosotros mismos. Y nos encanta porque lo es todo para nosotros, es lo que es, todo en una misma imagen. La libertad nos lleva al heroísmo, y toda aquella persona que tiene compasión en su corazón y actúa en consecuencia es un héroe, y ser un héroe no es ser un “Superman”. El peligro de crear una imagen icónica es que puede llevar el tema más allá del objetivo de todos nosotros. En este caso podría convertirse en un desastre total, porque el hecho de rescatar a un animal es en sí un hecho muy ordinario y natural para toda aquella persona con compasión.

Cuando estaba pensando en escribir este artículo pensé en hacer una pequeña investigación sobre algunos casos en la historia de la liberación animal antes de empezar a discutir sobre la época moderna del movimiento de Liberación Animal. La pieza escrita más antigua que se conserva es la historia épica de Gilgamesh, en Babilionia, que fue escrita hace por lo menos 5.000 años. Es la historia de Eva y Adam y el Diluvio Universal, una de las historias del Génesis. Y estoy bastante seguro de que en Enkidu, el predecesor de Adam, encontramos el primer caso recordado de un liberador de animales. Endiku es el protector de los animales salvajes, y los libera de las trampas colocadas por los nuevos conquistadores de la tierra, los granjeros. Supuestamente, Gilgamesh sería el pastor de esta gente. Él todavía es más un opresor salvaje que un “rey responsable”. Por otro lado, Endiku, que todavía no conoce la ciencia de la agricultura, todavía parece el protector de su comunidad de animales, aunque él sea una criatura salvaje. El Salvaje es el civilizado. Entonces él es contaminado por una falsa mujer que les conduce hacia la pesadilla de la destrucción medioambiental y la guerra, y todo ello lleva al Diluvio Universal.

Así, justo al principio de este relato histórico nos aparece la liberación animal (el Jardín de Edén) entre medio de la historia. Podría haber sido diferente. ¡Yo le echo la culpa a Eva! La historia del Este está llena de relatos de liberación animal, mejor dicho, llenísima. ¿Qué tal esta cita de Buda? “Un discípulo de Buda debería tener una conciencia compasiva y cultivar además la práctica de la liberación de los seres que sienten. Buda nos condujo hacia esta reflexión: con el paso de los años, todos los seres vivos macho han sido mis padres, y todos los seres vivos hembra han sido mis madres. Yo nací de ellos, y si los sacrifico estaré sacrificando a mis padres así como a aquella carne viva que fue parte de mí.

Esto es así porque los cuatro constituyentes elementales de la vida -tierra, agua, fuego y aire- han sido antes parte de mi cuerpo, parte de mi sustancia. Por eso debo siempre cultivar la práctica de liberar a los seres vivos y animar a otros a que hagan lo mismo, y que los seres vivos siempre renacen, una y otra vez, etapa tras etapa de la vida. Si un Bodhisattva* ve a un animal a punto de ser asesinado, debe encontrar una forma de rescatarlo y protegerlo, además de ayudarle a escapar del sufrimiento y de la muerte. El discípulo debe enseñar siempre los preceptos de Bodhisattva para rescatar y liberar a los seres vivos”. ¿Qué más quieres? Yo propongo arrestar a aquel hombre por incitación a actos ilegales.

La Liberación Animal es en nuestra retorcida sociedad “robar propiedad”, en lugar de salvar vidas. Si tienes alguna duda, existe una ley en Estados Unidos que dice que “es ilegal abrir las jaulas o las puertas y permitir a los animales escapar del confinamiento en contra de los deseos del dueño, guardián o vigilante. (Ord. 172 (parte), 2000: Ord. 131 (parte), 1998: código principal § 8.02.530).” Así que la próxima vez que veas a un animal enjaulado y dolorido, NO HAGAS NADA. Déjalo ahí porque, de lo contrario, estarás rompiendo la ley. Puede que a alguno de vosotros os dé la impresión de que desde que los cazadores de zorros (en Inglaterra) están rompiendo flagrantemente la ley escapándose de ella, quizás se haya marcado desde entonces algún tipo de precedente, ¡pero no estoy seguro!.

Como con otras cosas en la vida, los humanos pueden exprimir las mejores cosas, y esto incluye la práctica budista de liberar animales. Por ejemplo, la práctica se ha convertido en algo tan comercial en Taiwán que causa el sufrimiento innecesario y la muerte de cerca de 600.000 pájaros cada año, al tiempo que la industria incrementa las trampas para cazar a los pájaros que otros intentan liberar. ¿Cuántas veces te has avergonzado al ver en los Juegos Olímpicos o en otras ceremonias de las Naciones Unidas cómo sueltan a miles de aves para representar la paz y la liberación? Parece ser un buen sentimiento, pero detrás hay un cruel negocio sustentado en las trampas de las aves.

Volvemos de nuevo a los tiempo modernos de la Liberación Animal. “Comenzó” en los años 60 con el sabotaje de la caza. El sabotaje de la caza es liberación animal. No es hacer una campaña, no es protestar, no estás diciéndoles a los cazadores que dejen de cazar, sino que los estás parando a ellos, directamente. Ahí es donde nosotros comenzamos. Tácticamente, si retrocediésemos en el tiempo quizás te plantearías: “pero con todo este esfuerzo sólo estamos salvando a unos cuantos animales en un día, mientras que si, por ejemplo, saliésemos por la noche y dañásemos los coches de los cazadores en varios criaderos podríamos salvar muchos más animales”. Pues bien, esto es justo lo que ocurrió y de ahí surgió The Band of Mercy (La Banda de la Misericordia) en 1972, que fueron los predecesores del Frente de Liberación Animal, y ellos sólo podían haber soñado con cómo iba a evolucionar todo esto.

Mi apunte aquí es ver las consecuencias que tuvo un paso tan revolucionario como el de sabotear la caza, surgido de la energía del sentimiento de salvar vidas animales individuales. Una de las primeras acciones de la Banda de la Misericordia consistió en dañar algunas propiedades de unos laboratorios de animales y la liberación de ocho coballas de un criadero. Ocho coballas, ocho dulces y gentiles pequeñas criaturas salvadas. Pero esto difícilmente parará la vivisección, dirán algunos. Bueno, lo hará hasta el punto en que esos animales en concreto han sido creados, un millón de vidas salvadas es una estadística, y una vida lo es todo. Pero fíjate en las consecuencias de esa acción. El criador cerró por miedo a más ataques. Cerraron, y punto. Ronnie Lee fue enviado a prisión para tres años debido a una serie de acciones, pero el circuito se había activado y ya no había forma de pararlo.

En 1975 Mike Huskisson se las arregló para rescatar a dos beagles del ICI (una compañía química). Aquellos perros se utilizaban para experimentos con el tabaco y estaban debidamente etiquetados como “beagles fumadores”. Arrestaron a Mike por aquella acción y se le acusó de robo. Sin embargo, la noticia de la liberación y el escándalo de cómo abusaban cruelmente de aquellos perros dejó en estado de shock al país y hubo una oleada de apoyos a aquella liberación. Después de conocer el gran apoyo que había del público, el ICI decidió no seguir con el juicio por miedo a mala publicidad, y Mike fue absuelto de sus cargos. De nuevo alguien pensará, “liberar a dos perros difícilmente detendrá la vivisección”. Bueno, se detuvo completamente para aquellos dos perros, pero no se puede dejar de tener en cuenta cómo pudo afectar de una manera tan fuerte a la lucha contra la vivisección.

La primera acción del ALF fue rescatar a tres perras beagle embarazadas de los laboratorios de Pfizer en Sandwich, en 1976. Encarcelaron a Ronnie Lee por segunda vez por haber robado objetos. Tenía 125 ratones del criadero de un laboratorio en su dormitorio cuando la policía entró en su casa. Los ratones fueron devueltos al laboratorio y asesinados. ¿Fue por ello una pérdida de tiempo liberar a aquellos 125 animales? El encarcelamiento de Ronnie propicio una tremenda cobertura de los medios de comunicación así como un alto nivel de apoyo a los precursores del ALF, al mismo tiempo que él estaba en la cárcel. Cuando salió, Ronnie dio lugar a un movimiento por todo el país así como al símbolo de lo que era un liberador enmascarado. Tengo algunas copias antiguas de las revistas de BUAV, NAVS, y Animal Aid. Están llenas, y cuando digo llenas me refiero a repletas de fotos de gente enmascarada. Y fue precisamente en esta época cuando el número de suscriptores subió por las nubes. Aquellos fueron tiempos excitantes. El movimiento de bienestar animal delataba al movimiento de Liberación Animal. Llegó un momento en que todos los días tenía lugar algún ataque. Uno de ellos fue en Life Sciences (lo que hoy conocemos como HLS), donde se causaron daños valorados en 76.000 libras y se liberaron a muchos animales. Sesenta personas fueron arrestadas, ocho de ellas fueron a la cárcel. Olvídate de jaulas más grandes. El mensaje era ni una jaula más. A finales de los años 70 las liberaciones empezaron a tener lugar en otros países europeos, en Australia y en EEUU. Y con estas liberaciones se anunció la llegada del movimiento de Liberación Animal con todas sus actividades subsecuentes. Malas noticias para los abusadores de animales.

Cuando me uní al movimiento a principios de los años 80, la idea de manifestarse como una forma de intentar conseguir el cambio comenzaba a gestarse de forma clandestina. El movimiento se centraba en liberar animales y causar sabotaje económico. Sin embargo, la primera vez que me arrestaron por un ataque fue en los laboratorios de Wickham, y aquello no fue ni por una liberación ni por un sabotaje económico. Por aquel tiempo aparecieron una serie de organizaciones llamadas Liberation Leagues. Pero aunque su idea era irrumpir en centros de abuso animal, su principal objetivo era conseguir evidencias de los horrores que tenían lugar dentro de aquellos sitios, y a veces incluso se decidía no llevarse a los animales. Una de las razones de nuestro ataque fue que se sospechaba que Wickham y sus asociados estaban involucrados en robos de animales de compañía. Wickham ya había sido antes foco de atención del movimiento después de una liberación en 1981, pero después se había hecho especialmente trabajo de investigación. Fue una sensación extraña entrar en un laboratorio y no llevarnos ningún animal, pero ese era el plan, así que era importante ser disciplinados. Se habían dado casos en otros países donde las evidencias de documentación encubierta que relataban el abuso animal habían conseguido cerrar aquellos agujeros del infierno. En Inglaterra, tristemente al igual que son las evidencias, el sistema siempre encubre en lugar de tomar decisiones y actuar. Mi argumento en este artículo no es que liberar animales sea siempre lo más perjudicial para los abusadores de animales, sino que, aunque sí que suponga salvar una vida y la de otros animales involucrados, cuando pasa un tiempo esto acaba siendo un catalizador para acciones subsecuentes.

La campaña para cerrar los laboratorios de Boots pasó por dos fases. Una fue en los 80 y la otra fue a principios de los años 90, pero ambas arrancaron con liberaciones de beagles en sus laboratorios de Thurgarton. Estos ataques animaron a otros a comenzar todo el trabajo para la campaña general. El símbolo icónico de unos cuantos supervivientes de los horrores de la vivisección mantuvo la campaña en pie. Las imágenes de aquellos afortunados beagles se convirtieron en el orgullo de cientos de miles de folletos y póster. Se convirtieron en el emblema de la campaña. Después hubo dos años más de implacable presión. Además, los reparadores de lunas de cristal estuvieron muy ocupados cambiando los cristales de los Boots de todo el país. Boots vendió sus laboratorios BASF con el fin de suplicar al movimiento que les dejasen en paz porque ya no iban a hacer más vivisección.

Por aquel tiempo de los ataques a Boots, también hubo una oleada de libraciones y ataques contra la vivisección. Me refiero a la Universidad de Oxford y a Interfauna, después de que se mostrase una investigación encubierta (esto fue antes de que aparecieran los “beagles pinchados”) en la que solicitaban a HLS que hiciese experimentos obscenos con beagles. Yo fui encarcelado por aquel ataque. Cuando el juez me sentenció con dieciocho meses de prisión le miré a los ojos y le sonreí pensando que, a pesar de ello, 82 beagles y 26 conejos estaban fuera de allí, en casas donde les querían. Eso me mantuvo en pie el resto de la sentencia. Había llevado mucho trabajo, muchas noches de vigilancia y horas interminables para organizar la operación logística de un ataque tan grande, especialmente porque el lugar tenía alarmas y estaba vigilado por guardias de seguridad. Barry Horne había sido un impulso de fuerza durante el ataque. Barry, un tío que había causado pérdidas de millones de libras por daños en las propiedades de explotadores de animales estaba después a punto de morir en huelga de hambre. Todavía él estaba en esta acción llevando en carros a los beagles y a los conejos por los campos bajo la oscuridad para llevarlos hasta su libertad. No era un tipo duro, no era un terrorista, él era un alma compasiva comprometida. El ataque a Interfauna inspiró a gente local que nunca antes había estado involucrada con la gente de Liberación Animal, y empezó a preparar la campaña para cerrar HLS. Aquella campaña anduvo lentamente hasta que siete años más tarde el Channel 4 mostrase en las pantallas la impactante investigación encubierta en el centro. En ese momento comenzó una campaña renovada y que nunca antes se había visto desde que HLS había sido objeto de ataque.

Un pequeño apunte respecto al ataque a Interfauna es que después de éste se instalaron unas medidas de seguridad muy altas, hasta el punto de que toda la valla tenía alarma e incluso contrataron a más patrullas de seguridad. Para su desgracia, se descubrieron todas sus nuevas medidas de seguridad en un archivo que habían tirado en una de sus papeleras, y el lugar fue atacado de nuevo. Se liberaron otros 79 beagles gracias a un ingenioso truco, para el cual se diseñó un puente de andamios que pasaba por encima de la valla.

La campaña de Newchurch comenzó con una liberación. De nuevo fueron las imágenes de las coballas liberadas y las desgraciadas imágenes de las condiciones en las que se habían quedado aquellas coballas que no se habían podido liberar lo que condujo al inicio de la campaña “Save Newchurch Guinea Pigs” (Salva a las coballas de Newchurch). David Blenkinsop recibió una condena de 18 meses por ese ataque. Bueno, aquellas jaulas están ahora vacías y fue un simple acto de compasión -la liberación de 600 coballas- lo que inició toda la campaña.

Entonces, qué consiguen aquellos que se preguntan “¿por qué rescatar a unos pocos animales si muchos millones están siendo asesinados?”. Diciendo esto lo único que hacen es gastar un poco de saliva, pero nada más. Los animales siguen ahí.

* Nota de la traducción: Un bodishattva es una persona que está totalmente comprometido con la liberación de todos los seres vivientes, y no desea liberarse a sí mismo hasta que todos los demás estén liberados. La expresión equivaldría a un liberador de animales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: