[Secta de los Revolucionarios] Comunicado del grupo “Secta de los Revolucionarios” por el asesinato de un policía, Grecia

Nota por Liberación Total:

El pasado 17 de junio, a las 6:45 de la mañana desconocidxs asesinaron con 24 balas a un policía de la sección antiterroristas en Grecia. Lo siguiente es el comunicado y una introducción por lxs traductores/as que nos fue enviado al mail, agradecemos la colaboración y nuestra mejor forma de hacerlo es difundiéndolo.

Nos hemos dado cuenta, que el tercer comunicado de Secta de los Revolucionarios (así sería la traducción de este grupo exacta al castellano, y no como se lo describió anteriormente como “Secta Revolucionaria”), en cual reivindicaron la ejecución del madero (dejemos al lado el nombre del cerdo-cadáver, porque como dijo Secta de los Revolucionarios en su primer comunicado “los maderos no tienen nombres ni edades, sólo números y rangos”) miembro de la Sección Antiterrorista, el día 17 de junio de 2009 en el barrio Patissia de Atenas, no había sido traducido al castellano, y lo tradujimos con la intención de dar a conocer al mundo, una de las expresiones políticas que hoy se extienden en Grecia. No nos importa analizar este comunicado, ni tampoco divulgar sobre “el fenómeno de la Secta”, esto ya lo hace la prensa burguesa y la Izquierda griega. Lo queremos dar a conocer, porque creemos que representan, lo que tan tristemente no se da en estos tiempos, que es la coherencia entre la práctica y la teoría. Las notas a pie de página son nuestras. La pistola en el logo del grupo es “Skorpion”, el mismo que fue usado en las dos primeras acciones llevados al cabo bajo el nombre Secta de los Revolucionarios: el ataque (con disparos y granada de mano, que no explotó) contra la comisaría de barrio Koridallos el 3 de febrero de 2009 y el ataque (con disparos y un artefacto, que no explotó) contra la estación de televisión “Alter” en barrio de Peristeri el 17 de febrero de 2009.

Comunicado:


“Después de que los antidisturbios han cargado contra miles de gente…
…Hemos gritado: ¡LUCHA DURA! , pero aún fuimos unos pocos, hemos perdido la batalla
Sin embargo la guerra durará mucho tiempo todavía.
Luego nos encadenaron y enviaron muy lejos.
Uno de los antidisturbios, el hijo de puta dijo:
-No tengas miedo sucio ladrón, pero el compañero alzando el puño grito: ¿QUIEN TIENE MIEDO DE QUIEN?
Aquí la guerra ya empezó. Una guerra con muchos heridos. No nos queda nada otro que luchar.
Gritamos: ¡LUCHA DURA!
Sergio Romeo, 1973 ( NAP- Nuclei Armati Proletari) (1)

La Secta de los Revolucionarios forma parte de una corriente más amplia, en la cual se encuentran todas las tendencias guerrilleras, las cuales no se conforman ni con la técnica de la confrontación política, ni con los clásicos y ortodoxos dogmas revolucionarios. Reivindicamos puntos comunes, pero también el desarrollo continuo a partir de las experiencias históricas anteriores, las cuales nunca se han adherido a las líneas oficiales de ninguna época, pero tampoco han seguido a alguna iluminada “inteligencia” guerrillera. Esas experiencias y esos ejemplos, fueron desdeñadas y ocultadas – especialmente por la prensa más grande-, aun mucho más que los típicos y espantosos “partido armado”.

Rastreando las huellas de esas experiencias políticas y el bagaje de las formaciones guerrilleras, tales como E.O. Oktovris 80 (Organización Revolucionaria “Octubre 80”), Antikratiki Pali (Lucha Antiestatal), Epanastatiki Allilegi (Solidaridad Revolucionaria), 1 Mai (Primero de Mayo) y los determinados momentos de E.L.A. (Lucha Popular Revolucionaria), no estamos buscando sus justificaciones históricas, pero queremos dejar lo anticuado atrás y ver con que se puede continuar. Queremos una crítica armada revolucionaria y una guerrilla urbana anti-jerárquica.

Desde el primer momento de nuestra actividad como Secta de los Revolucionarios hemos manifestado nuestra independencia política y operativa, como también nuestra autonomía de cualquier tipo de “dirección central” y “línea vertical”. Así pues, todo lo que escribimos en nuestros textos representa solamente a nosotros mismos y por esa razón, cualquier aguja de la crítica, tiene que ser dirigida a nosotros mismos.

Al inicio de nuestro programa y de nuestra estrategia tenemos que poner de nuevo, después de más o menos un siglo, la eterna pregunta de Lenin: “¿Que hacer?”. Todo empieza allí. En cada caso, sólo el conocimiento de la realidad nos puede enseñar como cambiarla. Por esto resulta tan irritante el mantenimiento de la infalibilidad histórica de las convicciones marxistas, que conduce a la parte más grande del polo radical, a las simplificaciones totales con respeto a la división de la sociedad. Las posiciones tan pintorescas como anticuadas, que en su miopía invocan al viejo Marx y conservan lo de siempre: “La sociedad es dividida en dos bandos grandes, en dos grandes clases, que se están enfrentando una al otra: la clase burguesa y el proletariado” (“El manifiesto comunista” de Marx & Engels). Tenemos que determinar de nuevo la conciencia como el arma más básica de la lucha armada. Por eso tenemos que reconstruir el conocimiento critico, desengancharlo de los datos y los hechos del pasado, desplazarlo desde las maniobras teóricas hacia el corazón del problema, que dará vueltas hasta que irá ajustándose como un guante, que a veces chocara con todo lo que hasta ahora fue entendido como revolucionario.
Cuando en el pasado se consideraba (y lo que en cierto grado aún se ve hoy) que el deber de los brazos operativos de una guerrilla urbana tiene que proclamar a la CLGB (Clase Lumpen-Gran Burguesa) como su enemigo principal, hoy en día tenemos que tener la lucidez necesaria de revisar esa cuestión. Podemos perfectamente mantener casi la misma denominación, sin embargo cambiar su significado. Desde ahora hablaremos de CLPB, así lo que entendemos como la Clase Lumpen – Pequeño Burguesa.

Esta clase social que se encuentra en el epicentro de nuestra critica, como son la mayoría de los votantes, reguladores de la política central y de la vida social, la que está compuesta por un populacho decidido y rapaz, que tiene como objetivo llegar hasta las capas sociales superiores. Ellos son las heces de los modernos nuevos griegos, la pasiva podredumbre de los empleados de bajo rango, los comerciantes, las amas de casa, los esclavos diligentes, que tienen como ambición parecerse a sus jefes. Hoy en día, la única clase que dispone de la conciencia de clase, es la gran burguesía. Sólo ella tiene conciencia de lo que es y de sus propios intereses.
El proletariado y las más amplias capas populares no disponen de conciencia ninguna, aparte del insaciable deseo del reconocimiento social a través de la obtención de cargos y las ganas de hacerse rico lo más fácil posible, aunque sea caminando sobre cadáveres.

Al fin y al cabo es muy relativo el hecho, si el proletariado en si jamás ha existido como el sujeto consciente de su posición o viviendo una conciencia externa compulsiva impuesta por sus dirigentes marxistas, dado su anterior posición de excluidos de por vida.
Todavía hoy, con todos esos problemas sociales, el maximalismo verbal de la Izquierda, con su desobediencia política y la ruptura con el sistema, simplemente se añaden al reformismo de su praxis.
La Clase Lumpen Pequeño Burguesa protesta, denuncia, lamenta, se indigna y parece ser como un moderno Sisifo del ascenso de clases. Continuamente empuja la roca de la conciencia histórica por la cuesta de la pobreza, de la explotación, de la opresión, de la enajenación, pero justo antes de llegar al cumbre de la recomposición revolucionaria ve la promesa de paraíso capitalista como el jardín del edén, de la posible promoción en el trabajo, del auto nuevo, de los objetos de lujo, pero más que nada la promesa de las relaciones fáciles, sin problema ninguno, las relaciones que se articulan en las frases como “ No me molestes… Yo me la paso bien…”, y así abandonan sus intentos, puesto que se acomodan con las ilusiones de recambio. Por cierto la roca sigue existiendo y se desploma sobre su cabeza.
Lenin una vez hablo sobre los “idiotas útiles”. Refutando lo que dijo, nosotros estamos seguros que los “idiotas útiles” del enemigo son “inútiles aliados” para nosotros. Ese enorme estanque de masa votante que en su aplastante mayoría lloriquea sobre los escándalos económicos y “las medidas anti-populares”, se arrastra con un fatalismo hacia las urnas para voluntariamente tirar dentro el certificado de su propia subyugación en forma de votos. Desde luego en las recientes elecciones para el Parlamento Europeo aparte de los partidos del Poder, los imbéciles de KKE(2), los reformistas de Siriza y los nostálgicos de junta LAOS, veíamos también la aparición de los Ecologistas Verdes que caben perfectamente en el espíritu de nuestra época. Para concluir esa nueva versión de la vaciedad política, hay los descoloridos y superficiales, los oportunistas de todos los tipos o los pensionistas de un derrocamiento jubilado, tales como el antiguo miembro de EKKE(3), A. Kafetsopoulos.

Además, con respecto al gran porcentaje de abstención electoral, tenemos que reflexionar con calma, sin precipitarse y sin retomarlo únicamente como la expresión de un verdadero descontento hacia el sistema. La experiencia histórica ha mostrado que tanto en las modernas democracias europeas (Bélgica, Países Bajos, Dinamarca, etc.) como en el gendarme mundial de EEUU, el porcentaje de abstención sobrepasa el 60%. Eso no consecuencia ni resultado de algunos procesos revolucionarios que ocurran dentro de esos países, es quizás simplemente un remate del nuevo orden jerárquico de la indiferencia. Además, la preocupación con lo “social” en general y con los problemas sociales (hasta en el nivel de las simplezas teóricas) y el interés por la política no presentan hoy en día una conveniente postura vital para el ciudadano moderno.

En un mundo frenético lleno de entretenimientos fáciles de olvidar, la indiferencia política es conveniente para el sistema. Y ojala lamentando desgarren sus ropas los portavoces políticos, viendo como pierden su reconocimiento y su autoridad. Es la realidad que los mismos partidos políticos con su función de portadores sociales están ya pasados de moda. Ahora ellos son simplemente los porteros de un edificio, en un mundo gobernado por los anuncios y los intereses económicos, tal como dice Adolfo Karatzaferis(4). Por eso tenemos que dejar claro nuestra posición: una cosa es la Anti-política Revolucionaria y otra cosa la indiferencia apolítica. Rechazamos la práctica de la abstención electoral, cuando esta no es seguida por la correspondiente práctica de la ausencia de cada forma institucional de la vida social. Si la abstención electoral significa la participación en la confusa y dócil jerarquía del festejo y del dogma de “me ocupo de lo mió y me lo paso bien…”, entonces la despreciamos, porque al fin y al cabo da lo mismo que sean todos votantes sumisos o votantes felices ondeando sus banderas de plástico.

De otro lado, con respecto a todos esos para cuales la ausencia de las ilusiones electorales representa una parte de la conciencia revolucionaria: es ya tiempo entonces de manifestar con los hechos su repugnancia hacia el sistema. Esta a su, y a nuestro alcance, el perturbar con todos los medios a esta inercia mortal y a la paz democrática. En la medida en que se desarrollen estas violentas practicas de confrontación anti-institucional, se desarrollarán también nuestras fuerzas. Nos encontramos en el mismo frente de la guerra. Después de las elecciones europeas, los estados enviaron un mensaje: centenares de pretores de la policía armados hasta los dientes se lanzaron sobre las calles en una demostración de fuerza. Los maderos (pacos, policías, etc.) hacen redadas contra los inmigrantes, contra los toxicómanos, los sin techo y los pequeños delincuentes, intentando con esas operaciones limpiar el centro de la ciudad. Da lo mismo si son humanos o ratas. Al mismo tiempo, los pequeños capitalistas autóctonos, los dueños de tiendas, los artesanos, los comerciantes, los pequeños propietarios aplauden con malicia la nueva directiva política dirigida contra la inmigración ilegal.

Están limpiando sus emblemas nacionales y sus escopetas, organizan comisiones de vecinos y marchan en fila india a tomarse la justicia por la mano contra los desheredados. Contra todos estos esclavos modernos inmigrantes, cada pequeño burgués patriota griego ha usado a algunos para trabajitos en su patio, para arreglar el jardín, para cuidar a los niños, para cargarles con todos esos trabajos duros, para satisfacer su “desmesurada masculinidad” a través de trata de blancas, o cualquier cosa que permita que el autóctono se pueda sentir como el superior.

El concepto del autóctono como identidad social, no tiene nada que ver con la procedencia racial ni tampoco corresponde al concepto de ser nativo. El autóctono es cada uno que considera que le corresponde una dosis de la violencia autoritaria y del consentimiento fiel a las leyes, las cuales pueden ejercer, o como el instigador o como el asignado para defender los valores locales del sitio donde vive. Es decir alguien que de verdad mantiene y preserva el orden de las cosas. Los albaneses, que con barras de hierro atacaron a los trabajadores de Bangladesh por el asunto de recogida de fresas hace algunos meses en Manolada, no son mejores que los maderos antidisturbios griegos. Puede que sean aún peores, porque ni siquiera están reconocidos como maderos. Igualmente algunos narcotraficantes iraquíes que apuñalaron a sus rivales afganos en una pelea sobre el control del negocio de la droga, o los proxenetas nigerianos y aprendices de tales, que controlan la prostitución de sus mujeres “compatriotas”, no se difieren en nada de sus “hermanos” griegos. La patria es allí adonde consideras que te pertenece algo de ese mundo y adonde los “patriotas” de cada raza y de cada nacionalidad están preparados para defenderla. En ese lugar de la confusión ideológica y de la contradicción socio-política nos definimos como unos fanáticos apátridas. Pues ahora la gente buena ha descubierto que no les gustan los “extranjeros”, aunque siguen explotándoles en los trabajos en negro. Nosotros nunca hemos hablado en nombre de terceras personas, pero seguramente cortaremos las lenguas de los que hablan mucho con el tono patriótico e intolerante.

Todo esto porque esta vanguardia de CLPB, de los pequeños capitalistas griegos a la hora del conflicto revolucionario estarán al servicio de los jefes. Como primero formarán su escudo y luego dirigirán una espada contra nosotros, exactamente como han hecho sus antepasados estafadores. Por esto no les podemos dejar ni un trozo de tierra debajo de los pies en la cual podrían levantar su fanfarrón postura. La respuesta se da rápidamente hacia todas las direcciones. El enemigo está por todas partes, pero especialmente por aquí. En los centros urbanos, en los tentáculos de la microeconomía de las capas conservadoras, en los centros de recepción de decisiones del gran capital, en los partidarios de la escena política, en las tribunas periodísticas y sus contratistas, en todo lo que moldea y participa en la vida institucional de Grecia.

Pues, estamos viviendo “el fin de las ideologías”, como dijo Fukuyama. Nos encontramos en la época de las mercancías capitalistas, de una ética clonada, de los psicofármacos, de la imagen, del ruido de los coches en las grandes avenidas, de los escándalos en la primera página, los fiscales en la tele, del joven que disparo contra la Oficina del Trabajo, de los fines de semana en los bares. Vivimos en el punto muerto de la conciencia y esto va en favor de la lucha armada. Justo al lado del vertedero de las mercancías capitalistas se produce también la desesperación. Una desesperación rabiosa de la gente decidida de rechazar la basura de la sociedad moderna. Se trata de una desesperación, que expresa la situación de todos nosotros, a los cuales no nos queda ninguna esperanza de ver el cambio de la realidad que nos fue impuesto. Sabemos que la sociedad ha tocado el fondo. Puesto que la desesperación por si misma puede producir una renuncia auto-destructiva, lo que necesitamos aquí es su alianza histórica con la guerrilla urbana. El dolor tiene que convertirse en la fuerza y la desesperación en la rabia. Este es un terreno preferente para nuestra propaganda armada. Nos dirigimos a todos esos que se han auto-exiliado de esta sociedad y sus falsos bienes para recomponer la guerrilla urbana, en alrededor de la cual se reunirán la gente que tendrán la militancia revolucionaria común, un lenguaje anti-convencional, una cultura política anti-institucional, que gestionarán las cosas a una manera auto-organizada y con un anti-convencional esquema social de las relaciones horizontales.

El punto de salida es siempre la visión personal de cada uno y no depende de su género, clase, nacionalidad o edad. Es el paso más allá de todas las convenciones oficiales y no oficiales, de trabajo, de la familia, de la iglesia, de conformismo, de patriotismo, de sexismo, de los axiomas y la abolición de todos ellos a través de la participación en la lucha revolucionaria. Somos realistas y nos alegramos de no tener que defender al ensueño y a la esperanza de un mundo mejor, que puede que no llegará nunca. Por esto en nuestro primer comunicado hemos escrito: “hacemos la guerrilla y no política”. Las organizaciones revolucionarias ilegales no son una herramienta para el mundo de un futuro, sino la propuesta para la vida de hoy. Además en el pasado, la trampa de los ensueños ha conducido los grupos armados a las ilusiones. Esperaban que las masas de pueblo se levantaran y tomarán las armas. Otros, como los compañeros de RAF, se encerraron en un sueño filo-soviético, sin crítica alguna hacia la monstruosidad de la Unión Soviética.

Sin embargo, también en Grecia el idealismo de un levantamiento popular después del cambio político(5), que al fin y al cabo nunca ocurrió, desanimo a bastantes compañeros, los cuales abandonaron la lucha armada y se adhirieron a lo que odiaban: el trabajo, la familia, la casa y la retirada al campo. Más un pasado que no equivale con lo queda, como su no continuación demuestra su engaño, su ilusión y su error estratégico.

Hemos acabado con los anticuados ensueños de base popular y de clase trabajadora. “De todo esto que desde siempre ha significado algo, nada se tiene que tratar como perdido para la Historia. Ciertamente, sólo a una humanidad liberada su propio pasado le pertenece por completo. Es como decir, que solamente ese pasado fue narrado en todos sus momentos. Cada uno de los momentos, que fueron vividos será mencionado en el diario de los hechos.” (Walter Benjamin, “El ángel de la Historia”, tesis III). Más la historia de la guerrilla urbana hablará sobre la importancia de cada momento. Tal momento de la guerra sucedió el 17 de junio, a las 6:45 de la mañana, cuando una formación armada de nuestro brazo ejecutivo se acercó al coche usado por los policías de la brigada antiterrorista y ejecutó con 24 balas al madero, que vigilaba la casa de la falsa testigo Sofia Kiriakidou. Pues, nos hemos acercado al objetivo y después de inspeccionar el perímetro del lugar, hemos ejecutado el plan de nuestra organización y finalmente nos hemos alejado de allí con éxito. El madero que hemos ejecutado estaba al servicio de la Sección Antiterrorista. Esta Sección se presenta a si misma como la elite del cuerpo de Policía a pesar del nulo éxito de sus actuaciones. Todo el tiempo nos “están tocando”, nos “conocen”, nos “están siguiendo”, pero cuando nos presentamos voluntariamente ante uno de sus miembros, justo como ocurrió en Patissia, “refunfuñan” que les hemos dado por la espalda en manera cobarde. ¿Que es lo que quieren?, ¿Tenemos que llamarles antes de hacerles “la visita”? Nosotros llegamos adonde no se nos espera respondiendo a sus invitaciones (y sus provocaciones). Estamos en guerra cabrones y no en una fiesta, así que no nos acusen de venir sin la carta de invitación. Además, en la mencionada Sección Antiterrorista, como en todos los cuerpos de seguridad, el brazalete de luto va muy bien con los uniformes. Este madero antiterrorista en concreto tuvo la enseñanza especial en los seminarios de autodefensa y de técnicas de uso de armas, nosotros tenemos solamente una vida, que vale más que los gruñidos de los cerdos uniformados, de los insultos de carceleros y los discursos públicos de los fiscales, que son nuestros verdugos. Estamos hablando sobre nosotros mismos y sobre ti, y sobre cada uno a quienes no nos gusta este mundo de mierda y sus vasallos. Así lo hemos dicho y a partir de ahora nuestra praxis sellará nuestras palabras con la sangre de nuestros enemigos. Y hablando sobre vuestros cuentos de hadas, en lo que refiere a la supuesta existencia de un mensaje de móvil, ustedes lo saben muy bien, como también lo sabemos nosotros, este no existió nunca. Corten esas estupideces que están usando para justificar vuestro proyecto de ley sobre tarjetas de móvil y pónganse a la altura de las circunstancias, señores de planta 12(6). De una u otra manera no necesitamos móviles para golpear y burlarnos de ustedes.

La práctica de la ejecución forma parte del programa de la amenaza permanente, la cual hemos anunciado ya en nuestro primer comunicado. A partir de ahora las ejecuciones políticas serán parte de nuestro debate de cada día. Como dijo Mao Tse Tung “golpea a uno para asustar a 100”. Ahora saben de quien es el turno, y la lista está llena de cabrones, los vamos a atacar sin ninguna piedad. Es como trasladar el miedo psicológico y existente al cuartel de los cuerpos de seguridad del Estado, que luchan contra las fuerzas y las formaciones de la Revolución. La ejecución de este madero particular fue simplemente un triste final de una elección aún más triste y vergonzosa, la cual él mismo ha elegido, así decidió su propio final. Para nosotros las palabras que escribimos son como las balas, cuando salen del arma ya no pueden volver atrás y tienen que encontrar su objetivo. Hemos escrito “si no van a renunciar, empiecen a contar los ataúdes.” Suerte en resolver esta cuestión.

Estamos por la violencia revolucionaria y por la extensión de los asesinatos de los recursos humanos del sistema. Les atacaremos con todos los medios y métodos. Como la “organización de la violencia directa revolucionaria” tenemos que incluir en nuestros planteamientos políticos la confrontación con los cerdos del Estado, utilizando la guerra urbana no ortodoxa, que beneficia la guerrilla urbana. Es decir, al utilizar el medio armado estamos creando los espacios de la violencia liberadora y los momentos del anti-Poder. El medio armado es uno de los muchos medios propios de la gente de la Revolución, el cual se favorece del planteamiento urbanístico de los centros de ciudades y ayuda a realizar las operaciones de la guerra no ortodoxa. Pues para terminar: atacaremos todos los mecanismos de la dominación, los portadores institucionales y a la gente del poder. El enemigo interno, que es la Subversión se está levantando.

No permitiremos que alguna señora fantaseadora siga insultando el honor y a la historia de E.L.A. En el caso que Sofia Kiriakidou seguirá con sus delirios y mentiras, le arrancaremos la lengua, tal como lo haremos con cada aspirante a “hablador”. Y que esto lo recuerden también todos los vecinos del distrito que van a querer voluntariamente dar informaciones. Sabemos sus nombres y los timbres de sus casas, sabemos cuales son sus coches y los sitios donde trabajan, tal como conocemos bien las costumbres de la despreciable Sofia Kiriakidou y sus paseos “solitarios” por el mercado del barrio sin escolta de los gorilas. Nos pudimos permitir el no acercarnos a ella, porque sus mentiras ponían en evidencia su trastorno psicológico. Pero no vamos a aplicar lo mismo tratándose de los candidatos a soplones de este distrito. Que se lo metan bien en la cabeza, los soplones de todo tipo: uno puede dormir con las puertas cerradas y sin embargo despertarse con el tercer ojo en la frente. Tener la boca grande cuesta la vida. Los testigos presénciales que ofrecen las pruebas de evidencia a la policía serán enfrentados de la misma manera que los maderos. Recuerden los puntos que hemos mencionado antes, seguimos teniendo la misma opinión(7). No es la primera vez, que los soplones se convierten en el objetivo. En el pasado, 1 Mayo y los determinados compañeros de E.L.A. han “castigado” con ataques explosivos a dos testigos presénciales. Si es necesario vamos a seguir con esta buena obra.

Queriendo perturbar la cohesión del Estado con la agudeza del ataque, tenemos que estar en la posición para reconocer los más amplios desarrollos político-militares de la guerrilla y las posibles alianzas a nivel mundial. Los ataques con semi-automáticos contra las comisarías en Francia, las ejecuciones de los militares británicos por las no arrepentidas células de I.R.A., los grupos de guerrilla en México que continúan atacando al ejercito a pesar de la tregua con el estado mexicano propulsada por la vanguardia de EZLN, los grupos armados comunistas árabes, los que son presentados por los medios sionistas como “fundamentalistas islámicos” distorsionando sus discursos (cuando hablan de “la justicia popular” los medios aquí lo traducen con “Allah es grande”) todos ellos constituyen frentes abiertos de la lucha armada no ortodoxa. Las diferencias, las contradicciones y las discrepancias son enormes, pero sabemos que vienen de las diferencias culturales y de las condiciones geopolíticas de cada país. Sin embargo, esto no nos impide de resucitar el Frente Antiimperialista de los 80′ y convertirlo en el Frente Guerrillero Revolucionario, constituido únicamente por los brazos operativos para intercambiar las informaciones, los planteamientos, el armamento, las técnicas, los métodos, los datos ; todo esto con el objetivo de golpear al enemigo con la mayor fuerza posible.

Para bastante gente la experiencia histórica de la guerrilla urbana es un suicidio y un callejón sin salida. Para otros es una trampa capaz de encerrar la parte más sana del movimiento en una decisión auto-destructiva. Para nosotros es simplemente un camino más recto para decir y practicar tu verdad subjetiva. “Es un asalto a los palacios invernales, allí donde amanecen dos soles. El uno -un tirano de yugo- que se sostiene sobre las cabezas que se agachan a su paso, y el otro, él que se inclina bajo la mirada arrogante de los que se atreven a mirarle directamente en los ojos, éste les calienta el camino. Esto es nuestra diferencia de los que no se atreven: nosotros derrumbamos ese primer sol. Y así amanece la guerrilla urbana” (F. Fanon, Torino, 1966). Para el compañero guerrillero Dimitris Koufodinas(8). El planteamiento supremo y el deber de un guerrillero urbano es desorganizar su país desde dentro, ahogar la economía nacional, manchar la imagen pública de su país para el exterior y desacreditarle en nivel internacional, desestabilizar el sistema y provocar una ruptura nacional. En cuanto a las consecuencias, en esta marcha desenfrenada de la lucha armada sabemos que la cárcel está en frente de nosotros. Podemos aceptar la eventualidad de la detención, también la posibilidad de ser asesinados (puesto que no nos vamos a entregar tan fácilmente…) como la consecuencia de nuestra acción. Pero primero vamos obligar Grecia a sangrar. Vamos a obligar el Estado a cerrar las zonas peligrosas, los maderos van a patrullar en coches blindados, los soldados van a vigilar las plazas, en el celebre símbolo de Parabellum 38 volverán las manifestaciones y aunque ellos romperán las puertas de las casas para registrarlas, nosotros les romperemos las cabezas, las grupos de guerrilla se organizarán por las noches y toda la población de los centros urbanos se acostumbrará a vivir con el humo negro de las bombas y incendios en el aire. Queremos crear con insistencia la situación de excepción, la guerra civil revolucionaria. La neutralidad hacia el pelotón de ejecución de hijos de puta. La palabra la tienen ahora las armas y la guerra revolucionaria no ortodoxa. Porque el Poder se impone, pero se derrumba ante el cañón del arma.
LA LUCHA ARMADA POR LA AUTONOMIA REVOLUCIONARIA
“¿Que importancia tiene si nos encontrará la muerte? La importante es que nuestro grito será escuchado y que algún otro mano será al lado para coger nuestra arma y que algunos otros guerrilleros se levantarán para seguir cantando, para que se escuche el nuevo grito de la guerra y de la Revolución” (Che Guevara).

LA SECTA DE LOS REVOLUCIONARIOS

Notas:
(1) Giuseppe Romeo, conocido como “Sergio” fue miembro del grupo armado italiano N.A.P. (Núcleos Armados Proletarios. Italia). Fue asesinado por los carabinieri 29 de 1974 en Firenze.
(2) Partido Comunista de Grecia.
(3) Movimiento Comunista Revolucionario de Grecia.
(4) Se refiere al Yiorgos Karatzaferis, el líder del partido de extrema derecha LAOS.
(5) Se trata de periodo después de la dictadura, 1974-1990.
(6) Se trata del edificio de la Central de Policía de Attiki (región metropolitano de Atenas).
(7) Se refiere al primer comunicado.
(8) Miembro del grupo de guerrilla urbana “17 de Noviembre” desmantelado el año 2002, se encuentra actualmente en la cárcel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: