[Marco Polo] De redes, coordinadoras y federaciones en Norteamérica

Norteamérica es el corazón de la bestia, es el Imperio triunfador por excelencia del siglo XX. Sin embargo, es también un foco importante de disidencias, de rebeldías contracorriente. Es difícil hacer activismo cuando a nadie le importa y eso en el Estado español donde el nivel de concienciación de la gente está años luz por delante de los yankees, imaginemos lo difícil que es el trabajo que desarrolla nuestra gente allá.

En los últimos tiempos la escena anarquista o libertaria se está comenzando a estructurar en una serie de federaciones y redes que animan a su vez a la creación de nuevas federaciones y redes. Sin duda estar coordinados sirve para hacer mejores campañas, para llegar a más lugares, para tener más incidencia, para conocer lo que hacen los demás y así copiar buenas ideas y a la vez para que otra gente aprenda de nuestros posibles éxitos. La sensación de aislamiento que se tiene en muchos lugares de Estados Unidos acaba desmoralizando a mucha gente que se acaba retirando del movimiento. La coordinación y colaboración sirve también para ir dejando a una lado las luchas sectarias que paralizan o hacen retroceder un movimiento.

Los comienzos de esta nueva generación de redes está quizá en la constatación, tras los desánimos de los años 70, de que para conseguir algo hay que hacer las cosas mínimamente organizadas. De los primeros en darse cuenta fueron los sindicalistas de Industrial Workers of the World (IWW), quienes se reorganizaron en aquella década tras estar prácticamente extinguidos por alrededor de un cuarto de siglo (el macartismo acabó con el sindicato). Su renacimiento fue costoso, pues coincidió con la crisis económica de los 70 y no fue fácil hacer progresos. [Ahora, a pesar de ser igualmente un sindicato pequeño, están consolidados y extendidos a todo el continente.] Atrás quedaban los años felices del hippismo con el representativo Youth International Party (Fiesta/Partido Internacional de la Juventud: los yippies) y las grandes campañas contra la guerra del Vietnam y los derechos civiles.

Los años 80 vieron como el mayor foco de activismo se encontraba en los grupos ecologistas. Así aparecieron grupos como Earth First! (La tierra primero!) o los principios de los ecosaboteadores Earth Liberation Front (ELF) y Animal Liberation Front (ALF) que han tenido su máxima expansión en los últimos años con la lucha contra los transgénicos, entre otras.

Pero no es hasta la fundación de Love & Rage Federation (Amor y Rabia), cuando se puede hablar de un anarquismo organizado. Y sin embargo, Amor y Rabia no fue puramente anarquista. En ella convivían diversos grupos que iban desde el maoísmo hasta la autonomía marxista pasando por anarquistas de diversos pelajes. El mayor error, quizá, fue el organizarse directamente de forma continental (Canadá, Estados Unidos y México) sin pasos previos. De esta forma no fue fácil reunirse de forma periódica e iban surgiendo tendencias econtradas y graves enfrentamientos que acabaron con la federación a principios de los 90.

De este fracaso aprendieron nuestr@s compñer@s a desconfiar de la extrema izquierda y que ante el gran tamaño del continente había que hacer las cosas paso a paso, sin saltar etapas. Los años 90 vivieron las campañas contra la guerra del Golfo en 1991 y el refuerzo moral del zapatismo en Chiapas.

Finalmente hubo un reintento de coordinación, esta vez a nivel regional, que se llamó Atlantic Anarchist Circle (Círculo Anarquista del Atlántico; AAC). Duró unos pocos años y se disolvió sin pena ni gloria. Quizá las cosas no estuvieran maduras en aquellos años. Donde sí comenzaron a funcionar las coordinaciones fue en el activismo solidario de iniciativas como Food Not Bombs (FNB) y Anarchist Black Cross (ABC). FNB venía de los 80 con algunos grupos que se dedicaban a cocinar y servir comida gratuita a l@s sin techo; en los 90 se extendieron enormemente por todo el continente. Por su parte ABC (o Cruz Negra Anarquista) venía igualmente de atrás. Su apoyo solidario trajo que algun@s pres@s comenzaran a considerarse anarquistas. Desgraciadamente hubo ciertos problemas dentro de la red, cuando una parte decidió convertirse en federación. Hoy en día tenemos la red y la federación, que sólo se distinguen en el nombre (ABCN y ABCF). Igualmente la red de Anti-Racist Action estaba extendida a nivel continental, sólo que ahora algunos de sus colectivos integrantes se declaraban ya como libertarios. Sus actividades se centraban y se centran en la lucha directa, física incluso, contra las acciones del Ku-Klux Klan y otros grupos fascistas y neonazis.

El final de los años 90 vio el nacimiento, o mejor dicho la expansión, del llamado movimiento anti-corporativo, o anti-neoliberal. Tras el éxito de Seattle, en donde se reunía la Organización Mundial del Comercio y en donde las movilizaciones populares lograron paralizar las conversaciones internacionales (al menos por ese día), el movimiento cogió fuerza y entusiasmo. Se reflejó esto en la creación de la Red Indymedia en lo contra-informativo y de la Direct Action Network (Red de Acción Directa; DAN) en lo activista. En menos de un año se extendieron por toda norteamérica. Sin embargo, la red DAN perdió pronto fuerza, cediendo a iniciativas más ideológicas mientras que Indymedia se consolidó.

De todas aquellas iniciativas la escena anarquista cogió fuerza, extendiendose territorialmente a lugares en los que nunca hubo anarquistas organizados o que por lo menos llevaban décadas sin estarlo. De las cenizas de la AAC surgió un sector ideológico que abogaba por organizarse de forma estructurada para consolidar unas ideas y prácticas en la región. Para ello deseaban formar una organización política de militantes anarquistas unidos por unas ideas comunes, esta organización se materializó en la North Eastern Federation of Anarchist Communists (Federación Nordeste de Anarquistas comunistas; NEFAC). Sus ideas organizativas cuajaron en los círculos activistas de algunas ciudades industriales y finalmente se extendieron por la costa atlántica estadounidense y el Quebec, teniendo sus bases más activas en Boston, Montreal y Quebec City.

A continuación de esta federación surgieron otras en distintas zonas del continente como la Federation of Revolutionary Anarchist Communists de los Grandes Lagos (FRAC), o la Federation of Northwest Anarchist Communists. Es bien posible que estas federaciones y las que surjan en otras partes (hay colectivos anarco-comunistas, pero no forman parte de ninguna federación) acaben confederandose a nivel continental. Sin embargo estas últimas federaciones no han terminado de alcanzar el nivel de extensión de la NEFAC en las grandes ciudades del Este, costándoles incluso crear colectivos en determinadas regiones del noroeste americano.

Y es en el noroeste americano precisamente donde más extendidas están las ideas anti-civilización o anarco-primitivistas. De allí principalmente es la Black & Green Network (Red –informal- Negra y Verde), aunque participa gente de todo el continente. Las bases de esta escena están en Oregón y el norte de California. Las principales acciones de los grupos ELF y ALF se hacen aquí y también en Nueva York.

Con orígen californiano, pero ya extendida a nivel continental, está la Red & Anarchist Action Network (RAAN) compuesta por colectivos e individualidades autónomos y anarquistas. Recientemente se ha constituido también la Anarchist Persons of Color Network (Gente anarquista de color; APOC), en realidad aún no son una red, pero están organizando una serie de conferencias por el continente con bastante repercusión y apoyo y no tardaremos en ver pronto una red en funcionamiento. Su trabajo es de base, a nivel de vecindario, de comunidad. Suelen tratar con las comunidades marginadas o deprimidas sumidas en la delincuencia y la represión policial y en condiciones del Tercer Mundo. Iniciativas como Cop Watch (Vigilar al poli) han surgido por todo Estados Unidos, aunque tampoco tienen una organización. También comienza a extenderse otra iniciativa interesante como es la Ontario Coalition Against Poverty (Coalición contra la pobreza de Ontario, Canadá; OCAP). Algunas ciudades comienzan a tener sus propios CAPs. Son activistas comunitarios bastante radicales que no escatiman en enfrentarse a la policía cuando hay que defender las okupaciones que hacen para los sin techo.

Por último hemos de hablar de las coordinadoras regionales. Todas son muy recientes, la más antigua de ellas se organizó en el 2002. En ella se coordinan grupos de todo el espectro anarquista y anti-autoritario de cada región. Así encontramos en algunas redes grupos de FNB, ABC, ARA, anarco-comunistas, anarco-punks, activistas comunitarios, grupos contrainformativos, y un largo etcétera. La primera red fue la Great Plains Anarchist Network (Red Anarquista de las Grandes llanuras; GPAN) con origen en el estado de Kansas pero con implantación en unos cuantos estados. Su secuela fue la creación de North Plains Anarchist Network (NPAN), que engloba grupos de las llanuras del Canadá central y de las Dakotas americanas. La siguiente red más importante es la South West Anarchist Network (SWAN), con puntos fuertes en Colorado y Arizona. También hay grupos en Arizona, Texas y Nuevo México coordinados con otros grupos en el norte de México. Finalmente en el 2004 se están organizando otras redes como la South East Anarchist Network (en el sur; SEANet), a partir de una conferencia anarquista en Carolina del Norte, que era donde se pretendía hacer la red. Otra de las nuevas redes es la Southern California Anarchist Federation (SCAF), que a pesar del nombre es una red más, que intenta organizarse a nivel de condado (de momento están organizados Orange County y San Bernardino). También en el Nordeste, una década después del fin de la AAC se está creando North Eastern Mutual Aid (Apoyo Mutuo del nordeste; NEMA), que no es exactamente anarquista, pero que se organiza siguiendo los principios anti-autoritarios de la Acción Global de los Pueblos (AGP).

En la bahía de San Francisco, en Nueva York, Montreal, Toronto, Vancouver, Kansas City, Chicago, Washington DC, Philadelphia y otras ciudades los anarquistas y anti-autoritarios se coordinan de forma ocasional. Generalmente para alguna acción en concreto, aunque no es la norma, como la red permantente de Quebec City anarchists o la Phoenix Anarchist Coallition.

El panorama del movimiento anarquista norteamericano parece prometedor, a pesar de lo difícil de la lucha en aquellos lugares. Es prometedor por el nivel de tolerancia y capacidad de colaboración que están demostrando l@s anarquistas de allá. Esperemos que sigan así, construyendo, creciendo, liberando mentes.

Marco Polo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: